Su ropa ha recibido el mejor cuidado en nuestra lavandería, pero una vez que la ha guardado en el closet podría adquirir olor a humedad con el paso del tiempo o, lo que es peor, adquirir hongos; este suele ser un problema común en Lima debido al aire húmedo de nuestra ciudad.

El consejo más simple y sencillo es dejar ventilar el closet para que el aire circule, y al mismo tiempo dejar abierta la ventana y la puerta de la habitación para dejar entrar la luz del sol y aire fresco.